poesia universal y+

"El poeta es un fingidor. Finge tan completamente que hasta finge que es dolor el dolor que de veras siente. Y los que leen lo que escribe en el dolor leído siente bien, no los dos que él tuvo mas sólo el que ellos no tienen. Y así en los rieles gira, entreteniendo la razón, ese tren de cuerda que se llama el corazón". (Fernando Pessoa)

domingo, 8 de julio de 2012

Los Creyentes (Álvaro Yunque)


Un gato y una cigüeña se hicieron amigos.
Como ambos se las daban de creyentes, decidieron retirarse a la soledad de la montaña, a orar. Allí, la cigüeña oraba para que lloviesen víboras: su alimento. El gato oraba por ratones.
Como cuando llovía no llovía más que agua, la cigüeña dijo al gato:
                -Hermano querido, así no van a llover ni víboras ni ratones. Pedí vos un día que lluevan víboras y yo pediré que lluevan ratones. Sólo así, uniendo nuestras preces, Dios podrá oírnos y hacer el milagro.
-Bueno, queridísima hermana –respondió el gato-.  Empecemos a orar hoy para que lluevan ratones; mañana oraremos para que lluevan víboras.
La cigüeña se molestó terriblemente. Juzgó que era gran egoísmo el del gato eso de proponerle comenzar orando para que lloviesen ratones; pero aceptó.
Y en voz alta comenzó a pedir que lloviesen ratones, aunque de intención pedía que lloviesen víboras.
Al día siguiente, los dos, gato y cigüeña, en voz alta, según lo convenido, pusiéronse a orar para que lloviesen víboras, aunque el gato, en su intención, no pedía víboras, sino ratones.
Y así, al llover, siempre siguió lloviendo agua.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal